Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

Spanking: ¿te has portado mal?

Publicado el: 26/10/2015 12:44:04
Categoría: Pinceladas de Sexo

Quizás te merezcas un pequeño castigo

Spanking, otra forma de practicar sexoHoy vamos a hablaros de una forma diferente de disfrutar del sexo que va incrementando sus adeptos, el spanking. El término proviene del inglés y significa algo así como azotaina. Puede decirse que es una forma de sado light fácil de practicar en la que cualquiera puede iniciarse.

Aunque hay gente bastante retrógrada (cada vez menos) que lo considera poco menos que una perversión, se trata de una práctica tan respetable como otra cualquiera. Cada uno disfruta de su intimidad como le da la gana, así que siempre que se trate de una práctica consentida y no se traspasen los límites del respeto, a gozarlo. ¿Pero es que existe algo en materia sexual que pueda hacerse sin esas dos premisas? Por supuesto que no.

Debe quedar claro de antemano hasta dónde se está dispuesto a llegar en esto del spanking, para no tener sorpresas desagradables aunque sean sin mala intención. Es decir, para no correr el riesgo de pasarnos de la raya es primordial conocer previamente dónde está marcado el límite. Porque son igual de spanking unos ligeros golpecitos en las nalgas como unos severos azotes, basta con que ambos practicantes estén de acuerdo. Eso sí, cuidado con 'emocionarse' demasiado en el punto álgido para evitar caer en actos violentos de los que luego haya que arrepentirse. Por lo demás, este juego sexual puede resultar rompedoramente atractivo.

Los juegos de rol suelen ser un magnífico complemento del spanking. Situaciones tan sugerentes como profesor y alumna, amo y esclava o 'tutor legal' y jovencita rebelde (o viceversa), con o sin atuendos de por medio, le darán un toque muy especial. Pueden golpearse las posaderas con la mano o con cualquier otro objeto (una buena regla viene muy bien para las alumnas o los alumnos incorregibles).

El spanking es cada vez más practicadoParece comúnmente aceptado que en una pareja heterosexual el chico es el azotador y la chica la azotada, lo cual es un error, porque el spanking no entiende de géneros. Y tampoco es necesario una pareja para practicarlo, porque el autoerotismo da para mucho, sólo es cuestión de imaginación.

Y a ti, ¿te gustaría probar a sentirte dominada (o dominado) en la cama? Si la respuesta es sí, no dejes de planteárselo a tu pareja. Seguramente su respuesta será positiva si os entendéis bien, y puede que descubráis una nueva forma de pasároslo muy bien. Echadle fantasía y montaros la historia como más os guste. Para nada penséis que sois bichos raros con tendencias extravagantes, porque en el sexo cabe todo siempre que no se pierda el respeto.

Recuerda, el spanking no es sinónimo de hacer daño, sino de otra forma de disfrutar del sexo, mucho más extendida de lo que piensas.

Humm… entonces, ¿te has portado bien, o alguien debería darte unos azotes?

Tuyo y Suyo elaboración propia

Compartir este contenido