Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

Riesgos del piercing genital

Publicado el: 23/02/2015 13:59:26
Categoría: Pinceladas de Sexo

Conoce los problemas que puede acarrearte

Antes de tomar la decisión cambiar nuestro look sexual con un piercing deben conocerse los inconvenientes que conlleva, más aún si va a ponerse en una zona tan sensible y delicada como la genital. Los riesgos de complicaciones en esta parte del cuerpo se multiplican hasta el punto de que aproximadamente una de cada dos inserciones producen molestias e infecciones posteriores.

Piercing digitalEn este caso, la experiencia y profesionalidad de la persona que lleva a cabo la inserción del piercing cobra si cabe mayor importancia. El tercer factor a cuidar minuciosamente es la higiene de todos los agentes que intervienen en el proceso: profesional que inserta el piercing, la persona que va a llevarlo, el material utilizado y el entorno de trabajo. Todos deben presentar unas condiciones higiénicas más que buenas, ya que de otro modo las probabilidades de que surgen problemas posteriores crecen exponencialmente.

Las complicaciones derivadas de un piercing genital van desde el sangrado durante la perforación, la inflamación, reacciones alérgicas y la más peligrosa de todas, la infección. Esta última puede acarrear prurito, escozor, hipersensibilidad, dolor e incluso fiebre. También debe tenerse especial cuidado tanto en la vida diaria como a la hora de mantener relaciones sexuales, ya un enganchón accidental puede provocar un desgarro.

Cuidado con los preservativos, un piercing con bordes o ciertas puntas puede romperlos y dar al traste con su eficacia sin apenas darnos cuenta.

Te recomendamos que si aún no lo estás, te vacunes contra el tétanos, ya que se han dado casos. Y asegúrate bien de que el material empleado y las manos del profesional están esterilizados para evitar el riesgo de contraer hepatitis.

Antes de decidirte, evalúa bien los riesgos a los que te expones frente a los beneficios que comporta (olvídate de los falsos mitos relativos al aumento de placer). Si después de hacerlo lo tienes claro, adelante, pero asegúrate de ponerte en manos de un buen profesional experimentado. Y recuerda mantener a diario la zona bien limpia para que no aparezcan problemas inesperados.

Compartir este contenido