Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

Otro porno es posible, ¿o no?

Publicado el: 31/10/2014 20:26:41
Categoría: El Blog de JustFeel

¿Por qué la mayoría del cine porno es ordinario, machista y de escaso gusto?

Otro porno es posible, ¿o no?

Para gustos, los colores. Esta manida frase es perfectamente aplicable al cine porno. Por eso estoy segura de que mi punto de vista tendrá algunos seguidores, y quizás más detractores.

Cine porno con gustoEl mercado está inundado de títulos tan "sugerentes" como A esta potranca le gustan las trancas (es un ejemplo, que nadie la busque en el mercado), repletos de mal gusto y machismo, que buscan resultar graciosos. Ello deja bien a las claras lo que la película puede ofrecernos. Como en la mayoría de los casos, nos encontraremos con cuatro o cinco gags de unos veinte minutos en los que la chica realiza una felación al chico, que posteriormente realiza su cunnilingus antes de penetrarla por un par de sitios para finalizar eyaculando sobre la cara, pechos o nalgas de la chica. Y con las variantes uno a uno, uno a varios, o varios a varios (en informática esto se llama cardinalidad de la relación, en porno, de la felación), sus cuerpos perfectamente esculpidos y rasurados.

Hay quien dirá que no todo el porno es así, y razón no le falta. Existen especializaciones que van desde gordas a entrados en años, pasando por embarazadas, amateurs, swingers y demás. Pero también existe otro tipo de películas en el que me detendré más adelante.

Hasta ahora he querido referirme al patrón más común, aquel en el que el lenguaje ordinario campa a sus anchas (los actores del doblaje no están suficientemente pagados) y una misma escena se hace interminable.

Y seguramente, en muchas ocasiones, ese tipo de cintas cumpla perfectamente la función para la que han sido concebidas. Puede decirse que son productos de usar y tirar.

Pero, en mi modesta opinión, faltan películas porno con glamour y un toque de cierta clase, que piensen más en la mujer, plagadas de erotismo, con una música respetable, diálogos cuidados, que nos acerquen situaciones creíbles, e incluso, ¡tengan argumento!

¡Qué absurdo, argumento en una peli porno! ¿Y por qué no? No reclamo películas de autor ni tramas complicadas que opten al Oscar al mejor guión, tan solo que tengan unos pies y una cabeza.

Si la proporción de este último tipo de películas es tan pequeña respecto a las primeras, por algo será, pero dudo mucho de que los mercados de ambas difieran tanto en tamaño.

La baja calidad del producto mayoritario hace que el género del porno siga sin dar un paso al frente y continúe sin salir por completo de su armario. Es cierto que se ha ido avanzando, aunque más lentamente de lo que lo han hecho otros productos relacionados con el sexo totalmente integrados (o casi) en nuestra sociedad.

Otro porno es posible, o al menos debería serlo.

JustFeel blogger - Tuyo y Suyo

Compartir este contenido