Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

Las lecciones de la iglesia

Publicado el: 19/10/2015 21:02:37
Categoría: El Blog de JustFeel

No sé lo que es el sexo, pero ven que te lo cuento

Caridad cristianaHace tiempo que tenía ganas de publicar un post como este, así que por fin me he puesto a ello. Es un tema de gran importancia, al menos para mí, y como aquí en Tuyo y Suyo me dejan expresarme libremente, a diferencia de los amos de la red, voy a aprovecharlo. Si algún lector o lectora se siente ofendido, lo siento, no es mi intención ofender a nadie, pero no es mi problema, sino el suyo. Mi intención desde luego no pretende ser aleccionadora, sino más bien un grito de cabreo e impotencia. Ahí va.

Casi nadie duda de la importancia de la educación sexual en la sociedad del siglo XXI, pero hay muchos que aprovechan esta cuestión para inculcar e imponer una serie de valores medievales que sólo buscan su propio beneficio. ¿Quienes? Pues aquí donde vivo me pilla muy cerca una institución milenaria llamada iglesia católica, que es de la que me gustaría hablar. No es la única organización merecedora de mi crítica, pero probablemente sí la que más influencia tiene.

Vaya por delante que para mí nada tienen que ver los valores en los que la iglesia católica supuestamente se basa, los de Jesucristo, con las barbaridades que dice en su nombre. Es el ejemplo más sangrante de manipulación de los principios de una persona que no puede defenderse. Si apareciera en nuestros días Jesús de Nazaret proclamando sus ideas, tan llenas de humanidad, los amos católicos serían los más interesados en volverle a crucificar, como hicieron los guardianes de la fe de hace dos mil años. En materia moral en general, y sexual en particular, se permiten el lujo de dar lecciones fundadas en su libro sagrado, aquel en donde se dicen cosas tan cristianas como que "...Ningún varón que tenga un defecto presentará las ofrendas, ya sea ciego o cojo, desfigurado o desproporcionado, enano o bisojo, sarnoso o tiñoso, o jorobado, o con un pie o una mano quebrados o con los testículos aplastados" (Levítico 21:18).

Otra pequeña perla: "Si una muchacha virgen está prometida a un hombre y otro se la encuentra en la ciudad y se acuesta con ella, entonces los sacaréis a ambos a la puerta de la ciudad y los apedrearéis hasta que mueran: la joven porque no pidió ayuda, y el hombre porque deshonró a la mujer de su prójimo" (Deuteronomio 22:23, 24). Hay otras mucho más cristianas, pero no voy a aburriros con más citas.

Y si alguien piensa que eso sólo se refiere a la transcripción de la ley judía del antiguo testamento, vaya un ejemplo de Lucas 14:26: "Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo". Estas palabras puestas en boca de Jesús, que vaya a usted a saber si las dijo, dejan bien a las claras que los textos cuidadosamente seleccionados por los mandamases de la iglesia a lo largo de los siglos no son, que se diga, muy edificantes.

Así que no puedo evitar revolverme cuando oigo a curas (y monjas, bien pisoteadas ellas) darnos lecciones sobre familia y sexo. Cuando el único sexo que ellos conocen es aquel que tienen que practicar a escondidas con otros semejantes (del sexo contrario o no), machacársela o hacerse unos dedos y poco más. No entro en el más vil de todos, el que practican con menores y que sus jefes se afanan en tapar en lugar de pedir justicia. Pero ya se sabe, la única justicia que a ellos les vale es la divina. Y se permiten el lujo de decidirnos lo que es o no es una familia, cuando ellos jamás han creado una.

La hipocresía de la iglesia¿Y cómo mantienen bajo su yugo a tanta gente? Con el arma más vieja que existe, el miedo. Me refiero a gente normal y corriente, porque la relación que mantienen con los ricos y poderosos es otra, basada solamente en intereses económicos. Miedo e incultura es la mejor combinación para mantener al rebaño bajo su dominio. De otra forma no sería posible que las barbaridades que dicen desde sus foros no sean delito.

¿Que a esta vida hemos venido a sufrir? (aunque no sé si lo tienen muy claro, porque por otro lado dicen que la vida es un regalo, joder con sus regalos). ¡Pues sufrid vosotros, pero dejad a los demás vivir en paz y disfrutar sin hacer daño a nadie!

Bastante asquito me dan, pero me darían un poco menos si una buena parte de mis impuestos no fuera a parar a sus arcas para continuar su oscura e interesada labor. En fin, al menos me he quedado a gusto, de momento.

JustFeel blogger - Tuyo y Suyo

Compartir este contenido