¿Existe la libertad sexual?

Publicado el: 01/10/2018 13:35:54
Categoría: El Blog de JustFeel

Las apariencias vuelven a engañar

Libertad sexualSiglo XXI, alrededor del año 2020... Así podría empezar cualquier película de ciencia-ficción de los años 80 en la que la sociedad está gobernada por grandes empresas que defienden únicamente sus intereses en nombre de la humanidad, aplastando la libertad de los ciudadanos a los que explotan y manipulan mediante los medios de comunicación que esas grandes empresas ostentan. La resignación y el miedo campan a partes iguales, haciendo que cualquier cosa que se salga de un guion cuidadosamente establecido sea rechazada, repudiada y castigada por una justicia hecha a medida de quien manda, da igual el nombre de la organización criminal, no política, que salga de las urnas. Porque cada cuatro años, esos millones de desgraciados, fácil y convenientemente enajenados, creen que eligen libremente a marionetas de hilos de oro agrupados en palabras tan prostituidas como popular, socialista, obrero o ciudadanos.

Una vez más la realidad supera a la ficción y vemos cómo se condena a individuos por cagarse en dioses, reyes, patrias o por sacar en procesión la imagen de una vagina que no ha conocido paloma. En cambio, a los que violan en manada a una mujer indefensa sólo se les da un tirón de orejas, mientras los ofendidos benefactores de dioses, reyes y patrias ponen en duda la palabra de la víctima, quienes curiosamente lo son también de ladrones con cuentas en suiza, genocidas pasados y presentes así como de pederastas impunes.

Pensar que existe una verdadera libertad sexual es tan quimérico como el cumplimiento de los derechos que aparecen en el papel mojado que nuestros dueños llaman Constitución. El retroceso en derechos y libertades ha sido tan devastador en las últimas décadas que hemos vuelto a los tiempos de la dictadura. Tenemos la misma libertad que entonces, si bien muchos dirán que todavía existe demasiada y aún queda recorrido hasta llegar a fusilar en nombre de dios, rey y patria, pero en esas están y llegará sin que nos demos cuenta. Ni siquiera dos personas del mismo sexo pueden ir de la mano sin miedo a que patriotas, violadores y criminales, en acto o en potencia, carguen contra ellas. Ni siquiera un indigente es libre de dormir en un banco (es inaudito plantearse que no lo haga por gusto teniendo derecho a un trabajo y una vivienda digna) sin el temor a una paliza, cuando menos, de algunos 'jovenzuelos inquietos'.

Nos estamos acercando a pasos agigantados a aquellos países de Oriente Medio de los que tan amigos son los que nos chupan la sangre, esos que matan inocentes con las armas que los vampiros les venden y los mismos que asesinan a una mujer a pedradas por adúltera, eso sí, en nombre de su dios y amparados por su ley. Es gente de fiar, no como los negros que llegan en patera o los rojos antisistema.

Pero no todo es tan trágico, tampoco hay que dramatizar: ahora podemos elegir entre muchos canales de televisión para la lobotomía mediática, antes sólo teníamos la nacional y el UHF. Huxley, Orwell y tantos otros no eran visionarios, sino simplemente tipos a los que no pudieron arrancar la razón.

JustFeel blogger - Tuyo y Suyo

Compartir este contenido