Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

¿Está la fidelidad sexual sobrevalorada?

Publicado el: 23/06/2015 19:16:31
Categoría: El Blog de JustFeel

Porqué el sexo fuera de la pareja debería estar aceptado

Infidelidad sexualRespetando las opiniones de cada cual, mi respuesta a esta pregunta es un rotundo SÍ, la fidelidad sexual está sobrevalorada, y argumentaré el por qué a lo largo de este post.

Vaya por delante que creo que el ser humano es egoísta por naturaleza, y ello hace que consideremos muchos comportamientos como inaceptables cuando en realidad no deberían serlo, al menos no tanto. Y la infidelidad es uno de ellos.

En primer lugar debemos diferenciar la infidelidad del engaño, y me explico. Supongamos que alguien dice a su pareja que “desea acostarse con un compañero de trabajo y va a hacerlo, sólo por una cuestión meramente sexual”. En este caso la mentira no existe, y se desmonta el argumento de la traición. Podemos imaginar su reacción al oírlo. Sorpresa e incredulidad seguidas de una muy probable ruptura. De ello se desprende que la fidelidad sexual se valora aún más que la sinceridad, lo cual ya es mucho, para mí demasiado. Ojo, la situación que expongo no se refiere a una infidelidad sentimental, que merecería ser tratada aparte, sino únicamente a la física.

Cuando amamos a alguien lo hacemos de forma acaparadora y exclusivista, es decir, egoísta, y eso situa en el primer lugar de la lista la innegociable prohibición a nuestra pareja de disfrutar sexualmente con alguien que no seamos nosotros. Podemos dejar, e incluso animar, a que salga con sus amigos y amigas, a que disponga de su propio espacio privado del que no formamos parte, a que vaya al fútbol los domingos o todos los días a la peluquería, pero jamás permitiríamos que tuviera un encuentro sexual con otra persona, y mucho menos le animaríamos a ello.

Supongo que ya te habrás dado cuenta de que para mí es perfectamente diferenciable el sexo ‘con amor’ del puramente físico (puedes leer mi entrada ¿Follar o hacer el amor? publicada en este blog). Si alguien no lo entiende del mismo modo tendrá imposible diferenciar la infidelidad sexual de la afectiva, y poco o nada podré hacer yo para convencerle.

Continuando con mi argumentación, te haré una pregunta: ¿quién ama más a una persona?, ¿quien le impide disfrutar sexualmente con otra o quien es capaz de aparcar convencionalismos y se lo permite porque sabe que le ayudará a sentirse mejor?

La fidelidad tiene mucho que ver con el egoísmoY es que damos más importancia al qué dirán de nosotros y a ser tachados de cornudos que a nuestra propia pareja, esa a la que tanto y tan altruistamente queremos. O sea, que nuestro egoísmo y nuestros intereses se anteponen a la persona que amamos. En los casos más irracionales incluso se mata en nombre del amor, qué falaz paradoja. Por eso estoy convencido de que si no fuera por este tipo de tabúes morales y religiosos la mayoría consideraría la infidelidad sexual perfectamente aceptable. Desde luego yo no veo porqué no habría de serlo.

Sin embargo, también soy consciente de algo que no puedo pasar por alto antes de concluir mi artículo, y es que una cosa es la teoría y otra bien diferente la práctica. Una cosa es decirlo y otra permitirlo, llegado el caso. Pero lo que sí tengo meridianamente claro es que el mayor, y hoy por hoy insalvable obstáculo que se antepone, son muchos siglos de una moral falsa e hipócrita, cimentada en valores religiosos que pretenden anular la libertad del individuo.

Porque razón lógica para rechazar de plano la libertad sexual dentro de la pareja, por más que busco, no la encuentro.

JustFeel blogger - Tuyo y Suyo

Compartir este contenido