Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

El sexo de nuestros antepasados

Publicado el: 24/11/2014 13:21:45
Categoría: Pinceladas de Sexo

Para ellos nunca fue un tabú, tan solo una actividad más.

El sexo de nuestros antecesoresMucha gente tiende a pensar en los habitantes de las cavernas como seres más cercanos a los animales que a las propias personas. Quizás el estereotipo que transmiten algunos medios pueda hacerles creer eso. Igual también piensan que llevaban taparrabos y sujetadores de pieles para ocultar sus "vergüenzas". Y claro, que el sexo en aquellos tiempos era única y exclusivamente para perpetuar la especie, por instinto más que otra cosa. Y por supuesto, que no existían las relaciones homosexuales, que son parte de la degeneración de la historia reciente.

Pero no, los hombres y mujeres prehistóricos también disfrutaban con el sexo, como lo hacemos en nuestros días. Aún no conocían las posturas del Kamasutra ni sabían mucho del punto G, pero se lo pasaban igual de bien. Se han encontrado pinturas en cuevas representando el acto sexual, en diferentes posiciones. También dibujos de órganos sexuales junto a una mano, quién sabe si aludiendo a la másturbación.

El sexo de nuestros antepasadosA diferencia nuestra, practicaban el sexo sin pudor alguno, como una actividad más. No se retiraban a un apartado de la cueva cuando querían copular, ya que lo consideraban algo tan normal como comer o beber. Algunos dirán que se comportaban como auténticos animales (los mismos a los que hacíamos alusión al inicio del artículo). Basta con mirar hacia atrás con un poco de perspectiva para darse cuenta de que no puede extrapolarse su forma de entender la vida al contexto actual. Los que así piensan tienen grabadas a fuego unas creencias, generalmente religiosas, tan arraigadas acerca de lo que es moral y lo que no, que les resulta imposible entender que los valores de nuestros ancestros eran tan válidos o más que los suyos.

Cada vez parece más evidente que los Homo sapiens se relacionaron con Neandertales cuando estos fueron acercándose al territorio de los primeros huyendo de la glaciación. Algunos investigadores defienden que la desaparición de los Neandertales se produjo a consecuencia de mezclarse con los Sapiens. Tras muchas generaciones combinando su genoma con los Homo Sapiens, superiores en número, los Neandertales terminaron por perder su identidad genética, diluyéndose entre la nuestra. Por tanto, el sexo y por qué no, el amor, pudieron ser las causas finales de su desaparición.

Compartir este contenido