Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

Disfruta del sexo anal

Publicado el: 04/06/2015 20:01:31
Categoría: Pinceladas de Sexo

Un gran placer que te puedes estar perdiendo

Disfrutar del sexo analSegún algunos científicos el sexo anal es una herencia de cuando el ser humano aún no se había diferenciado de los simios, aunque en realidad poco importen sus orígenes. Durante diferentes épocas históricas se ha utilizado como método sexual de control de la natalidad, y en la sociedad de hoy en día es practicado por hombres y mujeres tanto homosexuales como heterosexuales. El ano es una zona erógena con multitud de terminaciones nerviosas cuya estimulación supone experimentar un gran placer. Si eres hombre y piensas que su práctica implica tendencias homosexuales, estás en un error. Ser gay es otra cosa bien diferente.

Los factores que más influyen en que su práctica no esté aún más extendida podemos buscarlos sobre todo en causas religiosas, ya que es declarada ‘contra natura’ por los guardianes de la fe, como muchas otras cosas que tienen que ver con la libertad del individuo. Otra razón a tener en cuenta es la higiene, pero como veremos más adelante, tomando las medidas adecuadas, no tiene por qué suponer ningún impedimento. Por último, es frecuente que si no se comienza a practicar de la forma indicada, la mujer (o el hombre) pueda experimentar cierto dolor durante su práctica, lo que le hace abandonar antes de tiempo. En las siguientes líneas te ofrecemos algunas recomendaciones para dejar a un lado los temores y dudas que puedas tener para que puedas disfrutar de esta práctica sexual tan placentera.

En primer lugar, recordarte que para gozar de un sexo pleno y saludable debes desprenderte de tabús y creencias arraigadas por los estamentos religiosos, que simplemente buscan tener al individuo sometido al dictado del miedo para hacer de él lo que les plazca. Abre tu mente y déjate llevar por tus deseos y el respeto hacia ti y hacia tu pareja. Más allá de ese respeto sólo existen los límites que tú quieras marcar, no los que te marquen otros.

En cuanto a la higiene, ten presente que debes cuidarla en cualquier tipo de práctica sexual, y esta no es menos. El recto debe estar suficientemente limpio para que la penetración, ya sea con juguetes sexuales, dedos o el pene no resulte engorrosa. En cualquier caso, si eso ocurre, no debes asustarte, no hay nada que un buen lavado no pueda resolver.

Disfruta del sexo anal en parejaPor último abordaremos la cuestión del dolor que puede experimentarse las primeras veces que se practica el sexo anal. Si al principio no se respetan unas simples medidas fáciles de tomar es muy posible que la experiencia resulte un verdadero fiasco. Existen dos palabras clave íntimamente relacionadas para conseguir una penetración sin el mínimo dolor: relajación y progresión. Para lo primero debes apartar cualquier tipo de tabú y estar convencida/o de que deseas la estimulación. Es normal que cuando acerques y trates de introducir algo en el esfínter anal este tienda a contraerse por un acto reflejo. Con la práctica adecuada verás cómo eso deja de ser un impedimento. Comienza por masajear suavemente la zona alrededor de forma que se relaje la entrada y te animes a introducir primero la yema del dedo. Utiliza un lubricante de base agua, y si en ese momento no dispones de él puedes utilizar abundante saliva como alternativa. Con el entrenamiento te irá costando cada vez menos relajarte e ir introduciendo cada vez un poco más, hasta llegar a realizar el coito anal o penetrarte con juguetes sexuales. Te dejamos un enlace donde encontrarás un montón de posibilidades, tanto si te quieres iniciar como si ya eres alguien expert@.

En resumen, libérate de prejuicios, cuida la higiene, relájate, progresa poco a poco y ayúdate de un buen lubricante. Y si después de todo no consigues lo que esperabas, no pasa absolutamente nada. Hay muchas otras formas de disfrutar en solitario o en pareja.

Compartir este contenido