Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

Cuando hay poco sexo...

Publicado el: 26/10/2017 20:51:44
Categoría: Pinceladas de Sexo

Ocurren estas cosas

Cuando falta el sexoCada persona es un mundo, pero hay ciertas consecuencias que la falta de sexo durante un periodo más o menos largo puede causar a la mayoría de nosotros. Aquí te presentamos cinco de las más importantes, aunque hay muchas otras. Así que ya sabes, más vale prevenir que curar.

1. Apatía, depresión y estrés
Nuestro organismo necesita actividad para mantenerse alerta y segregar sustancias que producen sensación de bienestar, como las endorfinas. Poco sexo implica caer en un estado de monotonía vital sin apenas darnos cuenta, que en los casos más problemáticos puede ser el origen de un estado depresivo relativamente grave. También implica a menudo un incremento de los niveles de estrés que va a complicar aún más nuestra vida diaria. El sexo es una terapia magnífica para prevenir estos problemas, siendo mucho más que una vía de escape que nos hace gozar de nuestro cuerpo y nuestra mente.

2. Disminuye nuestro atractivo
Seguro que has oído muchas veces la expresión ‘hoy estoy radiante’. Es un estado de ánimo que irradia felicidad y optimismo, pero también belleza y atracción física. Cuando la frecuencia de las relaciones sexuales baja, también lo hace el brillo de nuestra piel y la expresión de la cara se apaga; el lenguaje corporal se vuelve menos dinámico y delata nuestra falta de alegría. Vale más una vida sexual placentera que el mejor vestuario o el maquillaje más atrevido. El atractivo interior se manifiesta también en nuestro aspecto externo.

3. Inseguridad
La insatisfacción sexual hace que perdamos confianza y baje nuestro nivel de autoestima. Esto trae como consecuencia un mayor aislamiento social, haciendo que rehuyamos el contacto con otras personas. Nos atenaza el temor a no responder socialmente como los demás esperan, como si no fuésemos a estar a la altura de las circunstancias. Pero también se puede ver afectada nuestra vida laboral y familiar, cambiando nuestro carácter para convertirnos en más huraños y apocados, incapaces de afrontar las situaciones cotidianas con la resolución habitual.

4. Sentimos la soledad
Cuando pasamos demasiado tiempo sin disfrutar del sexo es probable que sobrevenga un sentimiento de soledad no deseada que puede desembocar en la toma de decisiones equivocadas, como por ejemplo buscar auxilio en una relación ya pasada o el lanzarnos a la aventura con la primera persona que se ponga a tiro. Nuestras ganas de salir del ostracismo pueden jugarnos una mala pasada que nos lleve a una situación peor de la que partíamos. Dicen que las prisas son malas consejeras, y, la soledad, en el sexo, también.

El sexo es salud

5. La salud se vuelve más frágil
En los puntos anteriores hemos visto cómo la falta de sexo puede suponer un problema para la salud mental de la persona (depresión, estrés, inseguridad, aislamiento…), pero también conlleva un empeoramiento de la salud física, haciéndonos más vulnerables a contraer infecciones víricas y bacterianas, ya que según algunos estudios tener relaciones sexuales asiduamente puede aumentar hasta un 25% el nivel de inmunoglobulina A. En los hombres, tener eyaculaciones con frecuencia disminuye el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Disfruta de tus relaciones sexuales en cantidad y calidad y serás más feliz.

Tuyo y Suyo elaboración propia

Compartir este contenido