Sexshop Online

Formas de pago

Formas de pago

Novedades

A vueltas con el pene: ¿importa su tamaño?

Publicado el: 12/12/2014 12:15:25
Categoría: El Blog de JustFeel

¿Longitud antes que destreza de uso?

Longitud del peneSí importa, no importa, a mí qué me importa … Yo diría que es la pregunta del millón. Las mujeres (u hombres) cuya pareja tiene un miembro más bien modesto seguramente contesten que les da igual, aunque, ¿realmente están siendo sinceras?, ¿se engañan a sí mismas?, ¿han probado alguno realmente grande para poder comparar?

Si preguntamos a los hombres la mayoría nos dirá que prefieren tener un pene grande a pequeño, aunque a cada uno le toca lo que le toca.

La respuesta que daría yo a esta pregunta sería depende. ¿De qué?, pues de muchas cosas. Alguien bajito y poca cosa con un falo de enormes dimensiones resultaría, como poco, chocante a la vista. Seguramente a su pareja no le importara en absoluto si le hace disfrutar como un animal, aunque en una playa nudista o en los vestuarios del gimnasio fuera casi un monstruo de feria. Aunque creo que es aún peor el caso contrario, una persona alta y esbelta con un pene enano tendría todas las papeletas para ser mirado de reojo con alguna media sonrisa. Así que mejor en su justa medida y proporcionado al resto del cuerpo.

Existen montones de informes “científicos” para todos los gustos, en un sentido y en otro. Por eso me reitero en mi respuesta: depende; de los gustos, de cómo le haga sentir a uno y a su pareja o de los complejos que le suponga.

Hay una cosa que siempre me ha llamado la atención en relación a este tema del más o el menos, y de la que apenas he oído hablar. A la hora de dar y recibir placer, ¿importa más el tamaño del pene que su dureza? Pues como siempre, habrá respuestas de todo tipo, pero no podréis negarme que es una cuestión que pasa desapercibida al lado de la que encabeza este post.

Existe la creencia de que a más tamaño menor consistencia, pero ¿es cierto? Seguro que para esto también se han publicado cientos de tesis y encuestas donde tienen cabida todas las tendencias. Porque a ver, de qué sirve un pene grande y frondoso si resulta que se dobla a la mínima. Para eso mejor una buena morcilla de Burgos. O el extremo opuesto, un miembro erguido y poderosamente sólido que no llega a entrar en su casita. Para eso ya están los chupa-chups. A los amantes de los falos enormes también les gusta que estén bien duritos, y a los que les privan los duritos también los prefieren de un tamaño decente.Y en cuanto al grosor, ¿baguette o pan de pueblo?

El tamaño importa o noSi combinamos todas estas posibilidades, largo, corto, grueso, fino, duro y blando, nos encontramos con una amplia variedad de penes. Eso sin entrar en otras disquisiciones (recto, curvo, veloz, fondista, etc.).

Retomando la pregunta, está claro que puestos a poder elegir casi todos dirían que mejor grandecito, pero sin pasarse. Creo que tan malo es el exceso como el defecto. Ni un rabo gigantesco ni un micropene. Se dice muy fácil que cuanto más grande mejor, pero ten en cuenta que si eres portador de un pene de caballo, con el paso del tiempo se convertirá en un globo de los largos arrugados, de esos con los que se hacen figuritas.

Cantidad de hombres tienden a pensar que su miembro es más bien pequeño e incluso se preguntan si estará por debajo de la media. Se depilan no ya por estética, sino para que los arbustos no tapen el ciprés. Buscan todo tipo de recetas mágicas que lo hagan crecer un poquito más antes de coger el metro, bueno con una regla de 15 cm. suele bastar.

Pero, chicos y chicas, más allá de tamaños, lo que realmente sí importa es saber utilizarlo. Un precioso purasangre en manos de un mal jinete apenas ganará carreras, mientras que un podenco voluntarioso y bien entrenado montado sabiamente puede ser el amo de la competición. En cualquiera de los casos, depende de cada uno de vosotros sacarle el máximo partido a lo que os ha otorgado la madre naturaleza.

Compartir este contenido